¡NO TE PIERDAS NINGUNA NOTICIA!

Con nuestra Newsletter, HELLA le informa de manera gratuita y cada dos semanas sobre todas las novedades de HELLA TECH WORLD

¡Estad atentos!
Mostrar más información sobre nuestra Newsletter Ocultar más información sobre nuestra Newsletter
 

Con nuestra Newsletter, HELLA le informa de manera gratuita y cada dos semanas sobre todas las novedades de HELLA TECH WORLD, como p.ej.:

  • Nuevas instrucciones de reparación de vehículos específicos
  • Información técnica, desde lo más básico hasta recomendaciones para la diagnosis
  • Novedades de producto
  • Acciones de marketing y concursos interesantes para el Taller

Para ello, no tiene más que indicar su dirección de e-mail. Podrá anular su suscripción a Newsletter siempre que quiera, simplemente haciendo clic aquí.

REFRIGERACIÓN DEL MOTOR: FUNDAMENTOS

Aquí encontrará prácticos conocimientos básicos relacionados con la refrigeración del motor del automóvil.

Para que el motor de combustión pueda trabajar de manera eficaz y poco contaminante, es conveniente que alcance cuanto antes su temperatura de servicio y que pueda mantenerla en las distintas situaciones de carga. Con ello se garantiza una buena refrigeración del motor y, al mismo tiempo, se suministra calor al habitáculo del vehículo. En esta página vamos a describir el funcionamiento de la refrigeración del motor y de sus componentes. Además, mediante un vídeo también le informamos sobre cómo sustituir un embrague Visco de manera profesional.

Importantes instrucciones de seguridad
La siguiente información técnica y los consejos prácticos aquí descritos han sido elaborados por HELLA con el fin de ayudar de forma práctica a los Talleres en su trabajo diario. La información facilitada en esta página web está pensada solamente para personal debidamente cualificado y con formación específica.

 

REFRIGERACIÓN: UN VISTAZO ATRÁS: CONOCIMIENTOS PRÁCTICOS

Refrigeración del motor con agua

Las temperaturas generadas durante la combustión del combustible (hasta 2.000ºC) perjudican el funcionamiento del motor. Por este motivo, es necesario enfriarlo hasta la temperatura de servicio. El primer tipo de refrigeración de este tipo fue la refrigeración por termosifón. 

 

El agua que se ha calentado ligeramente sube a través de un tubo colector hasta la parte superior del radiador. El aire que entra durante la marcha la enfría, y a continuación el agua desciende y retorna al motor. Mientras el motor esté en funcionamiento, este circuito de refrigeración es continuo. La refrigeración se complementaba con ventiladores, y no era necesario ningún otro elemento de regulación. Más adelante, la circulación del agua se aceleró gracias a la bomba de agua.

 

Puntos débiles:

  • el tiempo de calentamiento era muy largo
  • en las épocas frías del año la temperatura del motor era muy baja

 

En los nuevos motores que se fabricaron posteriormente se empezó a usar un regulador del agua de refrigeración: el termostato. La circulación de agua a través del radiador se regulaba dependiendo de la temperatura del agua de refrigeración. En 1922 se describían de la siguiente manera: "Estos dispositivos consiguen un calentamiento rápido del motor y evitan que se enfríe". 

 

Aquí ya estamos hablando de una refrigeración regulada por termostato con:

  • breve tiempo de calentamiento
  • la temperatura de servicio se mantiene constante

Moderna refrigeración del motor

Una mejora decisiva en la refrigeración del motor supuso el empleo del termostato y del circuito de refrigerante "puenteado", que ha sido posible gracias al termostato. Mientras no se alcance la temperatura deseada de servicio del motor, el agua no corre por el radiador, sino que vuelve directamente al motor por el camino más corto. Al lograr la temperatura de servicio deseada, el termostato abre la unión hasta el radiador. Esta regulación ha seguido así hasta hoy en todos los sistemas. Una temperatura de servicio adecuada del motor es importante hoy en día no sólo para el rendimiento y el consumo, sino también para lograr una baja emisión de sustancias nocivas.

 

Para refrigerar un motor se recurre al hecho de que el agua bajo presión no entra en ebullición a 100ºC, sino a 115ºC o incluso a 130ºC. El circuito de refrigeración se encuentra entonces bajo una presión de 1,0 - 1,5 bar. Estamos hablando de un circuito de refrigeración cerrado. La instalación tiene para ello un depósito de compensación que se llena sólo hasta la mitad. Aquí, como elemento refrigerante no se emplea solamente agua, sino una mezcla de agua con un aditivo de refrigerante. En este caso hablamos de refrigerantes con protección anticongelante, con un alto punto de ebullición y que protegen los componentes del motor y el sistema de refrigeración frente a la corrosión.

SISTEMA DE REFRIGERACIÓN DEL MOTOR: FUNDAMENTOS

Debido a que el compartimento del motor es un espacio cada vez más compacto, el montaje de los distintos componentes, así como la disipación de la enorme cantidad de calor que allí se genera, representa un reto notable. La tarea de refrigerar el compartimento del motor supone para los modernos sistemas de refrigeración una labor cada vez más exigente y, por ello, en los últimos tiempos ha habido grandes avances en el ámbito de la refrigeración.

 

Las exigencias impuestas a los sistemas de refrigeración son:

  • fase de calentamiento más breve
  • rápido calentamiento del habitáculo
  • bajo consumo de combustible
  • mayor vida útil de los componentes

 

La base de todo sistema de refrigeración del motor se compone de los siguientes elementos:

  • Radiador de refrigerante
  • Termostato
  • Bomba del refrigerante (mecánica o eléctrica)
  • Depósito de compensación (depósito de expansión)
  • Mangueras
  • Ventilador del motor (accionado por correas dentadas o Visco®)
  • Sensor de temperatura (sistema de control del motor / indicador)

Funcionamiento

El calor que surge en la combustión del combustible pasa a los componentes del motor y llega hasta el refrigerante. Mediante esta circulación, el calor se transmite al exterior y con ello se refrigera el refrigerante. Uno o varios ventiladores (de accionamiento mecánico o eléctrico), que van montados delante o detrás del radiador, contribuyen en este proceso de refrigeración. Esto sucede sobre todo cuando se circula a baja velocidad o cuando el vehículo está parado. Para poder mantener relativamente constante la temperatura del refrigerante o del motor, el flujo del refrigerante es regulado por medio de un termostato.

RADIADOR DE REFRIGERANTE: FUNCIÓN

A partir de 1905 comienza la refrigeración del motor; la temperatura de combustión en el motor era entonces de aprox. 600-800°C. Los radiadores de acero se emplearon desde inicios del siglo pasado hasta aprox. 1938; luego vinieron los radiadores de metal no ferroso (cobre/latón). Inconveniente: Mayor peso y unidades limitadas ya que el precio de los materiales era muy elevado.

 

Requisitos que debe cumplir un radiador:

  • alta densidad de potencia
  • rigidez suficiente
  • resistencia duradera a la corrosión
  • bajos costes de fabricación
  • producción respetuosa con el medio ambiente

 

Modelo:

  • Depósito de agua de plástico reforzado con fibra de vidrio
  • Cada vez más frecuente, en aluminio

 

Tarea:

  • Refrigerar el refrigerante en el circuito del motor

 

Ventajas:

  • Montaje preciso para una fácil instalación
  • Óptimo grado de efectividad
  • Conforme con las especificaciones del cliente (OEM)

Estructura habitual

En el radiador de refrigerante, el radiador del aceite puede aparecer como una pieza aparte. Todos los componentes se montan conjuntamente. Gracias a ello, el radiador de refrigerante adquiere su forma. La refrigeración tiene lugar a través de las nervaduras de refrigeración (panal); el aire que fluye a través de ellas va disipando el calor del refrigerante. El refrigerante fluye de arriba abajo, lo que se conoce como flujo descendente, o también de manera transversal (de derecha a izquierda, o viceversa). Ambas opciones deben contar con tiempo suficiente y con una sección transversal adecuada para que el aire pueda tener una acción refrigerante efectiva sobre el líquido refrigerante.

Radiador 100% de aluminio

Como se puede ver aquí, en el radiador fabricado totalmente en aluminio se reduce considerablemente el grosor de la parrilla. Ello ayuda a mantener el grosor total del módulo de refrigeración en unas medidas muy reducidas, p.ej. el radiador de aluminio del Audi A8 es un 11% más ligero y su profundidad de montaje ha disminuido en 20 mm.

 

Este tipo de radiador tiene las siguientes características:

  • Desaparece el piso superior
  • La profundidad de la parrilla es igual que la del radiador
  • Se reduce el peso un 5-10%
  • Mayor resistencia durante el funcionamiento
  • Presión de ruptura 5 bar
  • Totalmente reciclable
  • Se reducen los daños durante el transporte (soportes de rebose)
  • Pueden emplearse distintos tipos de tubos
  • Tubo redondo para mayor rendimiento con refuerzos para turbulencias
  • Tubo ovalado (mayor superficie para refrigeración)
  • Tubo plano fabricado mecánicamente con casetones (aún más superficie, y sólo se necesita de una hilera)
  • Tubo plano soldado sin fundente (mejor refrigeración, las láminas encajan al 100%), pero de mayor coste
  • Se utiliza aleación de aluminio especial (parrilla)
  • Temperatura 600-650°C, luego se enfría a unos 130°C (se compensan tensiones)

Consecuencias en caso de avería

Un defecto en el radiador puede detectarse de la siguiente manera:

  • Potencia insuficiente de la refrigeración
  • Temperatura del motor muy alta
  • El ventilador del radiador está permanentemente en marcha
  • Potencia insuficiente del aire acondicionado

 

Como causa de ello se puede considerar:

  • Pérdida de refrigerante debido a daños en el radiador (impactos de la gravilla, accidente)
  • Pérdida de refrigerante debido a la corrosión o fugas en las conexiones
  • Intercambio de calor defectuoso debido a suciedad exterior o interior (suciedad, insectos, depósitos de cal)
  • Agua del radiador sucia o demasiado vieja

Búsqueda de fallos

Pasos de comprobación para detectar averías:

  • Comprobar la suciedad externa del radiador de refrigerante y, en caso necesario, limpiar mediante aire comprimido reducido o chorro de agua. Para ello se aconseja no acercarse demasiado a las láminas del radiador
  • Comprobar posibles daños y fugas externas del radiador (en las mangueras, los rebordeados, las láminas, la carcasa de plástico)
  • Comprobar impurezas/coloraciones (por ej. por aceite o por una junta defectuosa) y la proporción de anticongelante
  • Verificar la circulación del refrigerante (obturación por cuerpos extraños, material sellante, depósitos de cal)
  • Medir la temperatura del refrigerante de entrada y de salida con ayuda de un termómetro de infrarrojos

DEPÓSITO DE EXPANSIÓN: FUNCIÓN

Para evitar un sobrecalentamiento de las piezas se requiere un circuito de refrigerante libre de burbujas. El líquido refrigerante entra a gran velocidad en el depósito y vuelve a salir a menor velocidad (manguitos con diámetro diferente). Los depósitos de expansión de los vehículos industriales tienen 3 cámaras y una gran cantidad de agua, por ej. 8 litros de refrigerante. El depósito de expansión sirve para recoger el refrigerante expandido del circuito del refrigerante. La presión se reduce a través de una válvula, y así la presión del sistema se mantiene en un valor predeterminado.

Funcionamiento

La elevada temperatura del refrigerante provoca que éste se expanda, ocasionando un aumento de la presión en el sistema de refrigeración. El refrigerante es presionado hacia el depósito. La presión aumenta dentro del depósito. La válvula de sobrepresión del tapón de cierre se abre y permite que salga el aire.

 

Una vez estabilizada la temperatura del refrigerante se origina un vacío en el sistema de refrigeración. El refrigerante es aspirado desde el depósito. Así también se forma vacío en el depósito. Como consecuencia, se abre la válvula de compensación de vacío del tapón de cierre del depósito. El aire entra en el depósito hasta que se alcanza un equilibrio en la presión.

Consecuencias en caso de avería

Un fallo en el depósito de compensación o en el tapón de cierre puede detectarse de la siguiente manera:

  • Pérdida de refrigerante (fuga) en distintos componentes del sistema o en el propio depósito de compensación
  • Excesiva temperatura del refrigerante y/o del motor
  • Depósito de compensación u otros componentes agrietados o reventados

 

Como causa de ello se puede considerar:

  • Sobrepresión en el sistema de refrigeración debido a un fallo en la válvula del tapón de cierre
  • Desgaste de los materiales

Búsqueda de fallos

Pasos de comprobación para detectar averías:

  • Comprobar el nivel de refrigerante y la proporción de anticongelante
  • Comprobar que el refrigerante no presenta coloración o impurezas (aceite, material sellante, depósitos de cal)
  • Comprobar que el termostato, el radiador, el intercambiador de calor, las tuberías flexibles y las conexiones flexibles no presentan fugas y que funcionan correctamente
  • En caso necesario, realizar una prueba hidráulica de presión en el sistema de refrigeración (comprobación de presión)
  • Comprobar que no se producen inclusiones de aire en el sistema de refrigeración; en caso necesario, purgar el aire del sistema de refrigeración siguiendo las indicaciones del fabricante del vehículo.

 

Si se han seguido todos los puntos arriba indicados sin encontrar ningún problema, deberá sustituirse el tapón de cierre del depósito de compensación. Resulta muy complicado realizar una comprobación de la válvula del tapón de cierre.

TERMOSTATO : FUNCIÓN

Los termostatos controlan la temperatura del refrigerante y de este modo también la temperatura del motor. Los termostatos mecánicos no han cambiado mucho a lo largo de los años, y hoy en día se siguen utilizando. La pieza clave de su funcionamiento es un elemento expandible de cera que abre una válvula y reconduce el refrigerante que debe enfriarse hasta el radiador del refrigerante. El termostato se abre a una temperatura concreta, determinada previamente para el sistema, y no puede modificarse. Los termostatos controlados electrónicamente son regulados por la unidad de control del motor, y se abren según el comportamiento del motor en funcionamiento. Los reguladores de temperatura controlados electrónicamente proporcionan, gracias al aumento del grado de eficacia del motor, una reducción del consumo de combustible y de las emisiones de sustancias nocivas.

 

Ventajas:

  • Reducción del consumo de combustible en un 4% aprox.
  • Reducción de las emisiones de sustancias nocivas
  • Aumento del confort (al mejorar la potencia calorífica)
  • Mayor vida útil del motor
  • Mantenimiento de la proporción en los flujos y de las condiciones termodinámicas
  • Regulación de la temperatura según las necesidades
  • Máxima velocidad de cambio de temperatura
  • Mínimo aumento de volumen (<3%)

Funcionamiento

Con un calentamiento por encima de 80ºC se derrite el relleno de cera. Al aumentar el volumen de la cera, la caja metálica se desplaza hacia el émbolo. El termostato abre el circuito del radiador y cierra al mismo tiempo el circuito puenteado. Si la temperatura desciende por debajo de 80ºC, se endurece el relleno de cera. Un muelle resorte presiona la caja de metal para que retorne a la posición de salida. El termostato cierra el flujo que va hasta el radiador. El refrigerante retorna por el conducto puenteado, directamente hacia el motor.

BOMBAS DE REFRIGERANTE: FUNDAMENTOS

Las bombas de refrigerante transportan el refrigerante por el circuito y hacen aumentar la presión. Aunque las bombas de refrigerante también han sufrido modificaciones técnicas, todavía hay en el mercado muchos turismos y camiones con bombas de refrigerante accionadas mediante correa. La próxima generación de bombas de refrigerante será una generación accionada electrónicamente. La bomba de refrigerante se acciona dependiendo de las necesidades, de forma similar a como lo hace el compresor en el circuito del aire acondicionado. Así se alcanza una óptima temperatura de servicio.

 

Aquí encontrará más información técnica relacionada con las bombas de refrigerante.

CALEFACTOR: FUNCIÓN

El intercambiador de calor o calefactor proporciona el calor que el flujo de aire del ventilador transporta hasta el habitáculo del vehículo. Cuando el vehículo dispone de un equipo de aire acondicionado, lo cual es muy habitual hoy en día, el control de climatización crea una mezcla de aire frío y caliente. Aquí se unen 3 factores: calor, frío y el correspondiente control = climatización del interior del vehículo.

 

Características:

  • Totalmente reciclable
  • Seguridad de conseguir la temperatura deseada en el habitáculo
  • Calefactores soldados, totalmente de aluminio
  • Reducido espacio de montaje en el habitáculo del vehículo
  • Alta potencia calorífica
  • Los pisos de los extremos están soldados y no engrapados
  • Se montan en la caja de la calefacción
  • Tipo de estructura: ensamblado mecánico
  • Sistema de nervaduras de tubo
  • Con refuerzos para turbulencias, para mejorar la transferencia del calor
  • Paneles ranurados en las nervaduras para aumentar la capacidad de la potencia
  • Los más modernos, como ocurre con los radiadores de refrigerante, se fabrican totalmente de aluminio

Funcionamiento

El calefactor del habitáculo se compone, igual que los radiadores de refrigerante, de un sistema mecánico de tubos y nervaduras ensamblados. La tendencia es la de ir sustituyéndolo por el modelo fabricado 100% en aluminio. El refrigerante circula por el calefactor del habitáculo. La cantidad de flujo es regulada normalmente por medio de válvulas accionadas de manera mecánica o eléctrica. El calentamiento del aire del habitáculo tiene lugar mediante las nervaduras de refrigeración (parrilla) del calefactor. La corriente que crea la ventilación del habitáculo, o el aire que entra durante la marcha, se transporta a través del calefactor del habitáculo por el cual pasa el agua caliente del radiador. De esta forma se calienta el aire y vuelve de nuevo al habitáculo del vehículo.

Consecuencias en caso de avería

Un calefactor de habitáculo defectuoso o que funcione incorrectamente puede detectarse de la siguiente manera:

  • Potencia calorífica insuficiente
  • Pérdida de agua del radiador
  • Formación de olores (olor dulzón)
  • Cristales empañados
  • Caudal insuficiente

 

  • Como causa de ello se puede considerar:
  • Intercambio de calor insuficiente debido a suciedad exterior o interior (corrosión, aditivo refrigerante, suciedad, depósitos de cal)
  • Pérdida de refrigerante debido a la corrosión
  • Pérdida de refrigerante debido a conexiones no estancas
  • Filtro del habitáculo sucio
  • Suciedad/Bloqueos en el sistema de ventilación (hojas de árbol)
  • Mando de la válvula defectuoso

Búsqueda de fallos

Pasos de comprobación para detectar averías:

  • Observar si se forman olores y si se empañan los cristales
  • Comprobar el filtro del habitáculo
  • Comprobar si hay fugas en el calefactor de habitáculo (tomas de las mangueras, rebordeado, parrilla)
  • Observar si el refrigerante presenta suciedad/coloración
  • Verificar la circulación del refrigerante (obturación debida a partículas extrañas, depósitos de cal, corrosión)
  • Medir la temperatura de entrada y de salida del refrigerante
  • Observar si hay bloqueos/cuerpos extraños en el sistema de ventilación
  • Comprobar el control de la válvula (aire circulante/aire fresco)

VENTILADOR DEL MOTOR: FUNCIÓN

El ventilador del motor sirve para transportar el aire exterior a través del radiador del refrigerante y alrededor del motor. Se acciona por medio de correas trapezoidales o, en el caso de un ventilador eléctrico, lleva un electromotor que es quien lo regula. El ventilador Visco (Visco®) se utiliza principalmente en el sector del vehículo industrial, aunque también puede encontrarse en los turismos. El ventilador del motor garantiza el flujo de una cantidad de aire suficiente como para enfriar el líquido refrigerante. En ventiladores accionados mediante correas trapezoidales, la cantidad de aire depende del número de revoluciones del motor. En ello se diferencia del ventilador de un condensador, ya que este último está accionado continuamente. El ventilador Visco® se acciona según la temperatura de servicio.

 

Historia:
En estado rígido (accionado permanentemente) requiere mucha energía (CV), es ruidoso y al mismo tiempo genera un alto consumo. Por el contrario, los ventiladores eléctricos (turismos) son más rentables en el consumo, hacen poco ruido y requieren poca energía. Los objetivos en su desarrollo eran: bajo consumo y poco ruido, por ej. reducción de los ruidos mediante un ventilador cubierto.

 

El perfeccionamiento posterior del embrague electrónico Visco dio como resultado:

  • Regulación gradual
  • Regulación por medio de sensores
  • El regulador elabora los datos de, p.ej. el refrigerante, el aceite, el aire sobrealimentado, el nº de revoluciones, el retardador o la climatización

 

Esto se traduce en una refrigeración de acuerdo con las necesidades, en una mejora en el nivel de temperatura del refrigerante, en un menor ruido y menor consumo de combustible. En el sector del turismo, los ventiladores se componían antes de 2 piezas, el embrague Visco® y el núcleo del ventilador iban atornillados. Hoy en día van enrollados, y por eso ya no pueden repararse.

Funcionamiento de un ventilador Visco®:

El núcleo del ventilador está fabricado principalmente de plástico y está atornillado al embrague Visco®. El número y la posición de las paletas del ventilador varían en función de su construcción. La carcasa del embrague Visco® está fabricada en aluminio y dispone de numerosas nervaduras de refrigeración. La regulación del ventilador Visco® se realiza mediante un acoplamiento bimetálico autorregulable que depende de la temperatura. Aquí, el valor nominal es la temperatura ambiente del radiador de refrigerante. Existe otro modelo de embrague Visco® que es controlado eléctricamente. Éste presenta una regulación electrónica y un accionamiento electromagnético. Para su regulación se recurre, en este caso, a los valores de entrada de distintos sensores.

Consecuencias en caso de avería de un ventilador Visco®

Un fallo en el ventilador Visco® puede detectarse de la siguiente manera:

  • Fuerte formación de ruidos
  • Aumento de la temperatura del motor o de la temperatura del refrigerante

 

Como causa de ello se puede considerar:

  • Núcleo del ventilador dañado
  • Pérdida de aceite/fugas
  • La superficie de refrigeración o del bimetal está sucia
  • Daños en el cojinete

Búsqueda de fallos: Ventilador Visco®

Pasos de comprobación para detectar averías:

  • Controlar el nivel del refrigerante
  • Comprobar que el núcleo del ventilador no presente daños
  • Prestar atención a la pérdida de aceite
  • Comprobar que los cojinetes no tengan demasiado juego y que no se produzcan ruidos
  • Supervisar la fijación del núcleo del ventilador y del embrague Visco®
  • Comprobar que la toma de aire/chapa conductora del aire se encuentren en su sitio y estén bien fijadas

Embrague Visco® electrónico

El plato primario y el eje con plato de acoplamiento transmiten la potencia del motor. El ventilador está fuertemente unido a este eje. El aceite de silicona circulante provoca la transferencia de potencia de ambos grupos. Mediante la palanca de la válvula se regula el circuito del aceite entre la cámara de reserva y la cámara de servicio. 

 

El flujo del aceite de silicona, desde el espacio de reserva al espacio de trabajo y vuelta, tiene lugar entre dos perforaciones: la de retorno en la carcasa y la de acceso al disco primario. La palanca de la válvula controla el sistema de gestión del motor mediante impulsos dirigidos al grupo magnético. 

 

El sensor Hall determina e informa al sistema de gestión del motor sobre el nº de revoluciones actual del ventilador. Un regulador conduce una corriente de control de ciclo fijo hacia el grupo magnético que controla la palanca de la válvula, la cual, por su parte, controla el flujo del aceite y la cantidad. Cuanto más aceite de silicona haya en el espacio de trabajo, más elevado será el número de revoluciones del ventilador. Cuando el espacio de trabajo está vacío, el ventilador está al ralentí, y en el accionamiento hay un deslizamiento de aprox. un 5%.

Consecuencias en caso de avería: Embrague Visco®

Un fallo en el ventilador Visco® puede detectarse de la siguiente manera:

  • Aumento de la temperatura del motor o de la temperatura del refrigerante
  • Fuerte formación de ruidos
  • El núcleo del ventilador gira al máximo en todas las condiciones de servicio

 

Como causa de ello se puede considerar:

  • Transmisión insuficiente debido a la pérdida de aceite
  • Pérdida de aceite debido a una fuga
  • La superficie de refrigeración o del bimetal está sucia
  • Daños internos (p. ej. válvula de regulación)
  • Daños en el cojinete
  • Núcleo del ventilador dañado
  • Transmisión plena permanente provocada por una avería en el embrague

Búsqueda de fallos: Embrague Visco®

Pasos de comprobación para detectar averías:

  • Comprobar el nivel de refrigerante y la proporción de anticongelante
  • Comprobar que el ventilador Visco® no presente suciedad ni daños en su parte externa
  • Comprobar que los cojinetes no tengan demasiado juego y que no se produzcan ruidos
  • Prestar atención a la pérdida de aceite
  • Comprobar el embrague Visco® girándolo con la mano, con el motor apagado. Con el motor en frío, el núcleo del ventilador debería poder girarse fácilmente

y, con el motor caliente, con dificultad.

  • Si es posible, comprobar el deslizamiento del embrague comparando el nº de revoluciones del ventilador con el del eje de transmisión. Con la transmisión máxima, la diferencia en los ventiladores con accionamiento directo no deberá ser superior al 5%. Para ello resulta muy adecuado un medidor óptico de revoluciones con bandas reflectantes
  • Comprobar la conexión eléctrica (embrague Visco® controlado electrónicamente)
  • Supervisar la toma de aire/chapa conductora del aire
  • Comprobar que el caudal de aire del radiador es suficiente
VÍDEO RELACIONADO

Sustitución profesional del embrague Visco

Comenzando con la revisión y la diagnosis le proporcionamos una descripción paso a paso sobre cómo sustituir de manera profesional un embrague Visco.

 

04:18 min

Ventilador eléctrico de refrigeración

En el sector de los turismos se emplean principalmente ventiladores eléctricos. A veces se utilizan como ventiladores de succión, aunque también como ventiladores de presión. Debido a que, al estar en servicio el ventilador, circula un gran flujo de aire por el radiador del motor, queda garantizado que se alcanzará una óptima temperatura del refrigerante en cualquier situación de funcionamiento. En la zona frontal del vehículo se montan a menudo otros radiadores (p.ej. de aire sobrealimentado, de dirección, de combustible, condensador), cuyo componente (aire, aceite, combustible, refrigerante) también debe ser refrigerado por medio de ventiladores eléctricos.

 

El accionamiento del/de los ventilador/es (ventilador doble) se produce mediante un presostato o un interruptor de temperatura. De esta manera, el nº de revoluciones del ventilador puede regularse de acuerdo con las condiciones de servicio, mediante escalas (interruptor) o también sin escalas (regulación por ancho de pulsos). En el caso de los ventiladores regulados electrónicamente, la unidad de control se encuentra generalmente cerca de la unidad del ventilador. Con la ayuda de un equipo de diagnosis/osciloscopio puede consultarse la memoria de averías y puede comprobarse su accionamiento. Como causa de avería deberá pensarse en daños mecánicos (accidente, daños en los rodamientos, pala guía rota) y en fallos eléctricos (fallo en algún contacto, cortocircuito, interruptor defectuoso o unidad de control defectuosa).

 

El ventilador eléctrico del radiador suele ir montado en el bastidor del ventilador. Éste tiene la función de conducir correctamente hasta el ventilador el aire que circula por el radiador y, a ser posible, sin que se pierda nada en la corriente. Por este motivo, el bastidor del ventilador se fija lo más cerca posible del radiador.

Funcionamiento:

El accionamiento del/de los ventilador/es (ventilador doble) se produce mediante un presostato o un interruptor de temperatura. De esta manera, el nº de revoluciones del ventilador puede regularse de acuerdo con las condiciones de servicio, mediante escalas (interruptor) o también sin escalas (regulación por ancho de pulsos). En el caso de los ventiladores regulados electrónicamente, la unidad de control se encuentra generalmente cerca de la unidad del ventilador. Con la ayuda de un equipo de diagnosis/osciloscopio puede consultarse la memoria de averías y puede comprobarse su accionamiento. Como causa de avería deberá pensarse en daños mecánicos (accidente, daños en los rodamientos, pala guía rota) y en fallos eléctricos (fallo en algún contacto, cortocircuito, interruptor defectuoso o unidad de control defectuosa).

 

El ventilador eléctrico del radiador suele ir montado en el bastidor del ventilador. Éste tiene la función de conducir correctamente hasta el ventilador el aire que circula por el radiador y, a ser posible, sin que se pierda nada en la corriente. Por este motivo, el bastidor del ventilador se fija lo más cerca posible del radiador.