¡NO TE PIERDAS NINGUNA NOTICIA!

Con nuestra Newsletter, HELLA le informa de manera gratuita y cada dos semanas sobre todas las novedades de HELLA TECH WORLD

¡Estad atentos!
Mostrar más información sobre nuestra Newsletter Ocultar más información sobre nuestra Newsletter
 

Con nuestra Newsletter, HELLA le informa de manera gratuita y cada dos semanas sobre todas las novedades de HELLA TECH WORLD, como p.ej.:

  • Nuevas instrucciones de reparación de vehículos específicos
  • Información técnica, desde lo más básico hasta recomendaciones para la diagnosis
  • Novedades de producto
  • Acciones de marketing y concursos interesantes para el Taller

Para ello, no tiene más que indicar su dirección de e-mail. Podrá anular su suscripción a Newsletter siempre que quiera, simplemente haciendo clic aquí.

Sensor del cigüeñal

Aquí encontrará útiles conocimientos y prácticos consejos relacionados con el sensor del cigüeñal utilizado en el vehículo.

El sensor del cigüeñal es uno de los transmisores de información más importantes dentro de la regulación del motor. Tiene el cometido de registrar el número de revoluciones y la posición del eje del cigüeñal y de transmitir esta información a la regulación del motor mediante una señal eléctrica. En esta página descubrirá cómo funciona un sensor del cigüeñal y qué debe tenerse en cuenta a la hora de revisar este sensor con el fin de evitar daños.

Importantes instrucciones de seguridad
La siguiente información técnica y los consejos prácticos aquí descritos han sido elaborados por HELLA con el fin de ayudar de manera profesional a los Talleres del automóvil en su trabajo diario. La información facilitada en esta página web está pensada solamente para personal debidamente cualificado y con formación específica.

 

SENSOR DEL CIGÜEÑAL: FUNCIONAMIENTO: PRINCIPIO DE FUNCIONAMIENTO

Los sensores del cigüeñal tienen el cometido de determinar el número de revoluciones y la posición del eje del cigüeñal. Normalmente están montados cerca del volante de inercia, en una corona dentada. Existen dos formas constructivas: transmisores inductivos y transmisores Hall. Antes de realizar una comprobación del sensor del cigüeñal, es imprescindible determinar de qué tipo de transmisor se trata.

 

El movimiento rotativo de la corona dentada genera variaciones del campo magnético. Las señales de tensión distintas generadas por los campos magnéticos se transmiten a la unidad de control. A partir de las señales, la unidad de control calcula el número de revoluciones y la posición del cigüeñal, a fin de recabar datos básicos importantes para la inyección y el reglaje del punto de encendido.

SENSOR DEL CIGÜEÑAL DEFECTUOSO : SÍNTOMAS

En caso de avería del sensor del cigüeñal, pueden aparecer los siguientes síntomas de fallo:

  • Fallo del motor
  • Paro del motor
  • Problemas en el arranque
  • Se registra un código de avería

CAUSAS DE AVERÍA EN UN SENSOR DE CIGÜEÑAL DEFECTUOSO: CAUSAS DE AVERÍA

Las causas de la avería pueden ser:

  • Cortocircuitos internos
  • Roturas en los cables
  • Cortocircuitos en los cables
  • Daños mecánicos de la rueda del transmisor
  • Suciedad debido a las partículas de metal

REVISIÓN DEL SENSOR DEL CIGÜEÑAL: BÚSQUEDA DE FALLOS

Búsqueda de fallos:
En la búsqueda de fallos se recomienda actuar de la siguiente manera:

  1. Leer la memoria de averías
  2. Comprobar si las conexiones eléctricas de los cables del sensor, del enchufe y del propio sensor están correctamente conectadas y si presentan alguna rotura o corrosión
  3. Observar si hay daños externos o suciedad

 

La comprobación directa del sensor del cigüeñal puede resultar difícil si no se sabe cuál es el tipo exacto de sensor Antes de la comprobación se debe aclarar si se trata de un transmisor inductivo o Hall. No siempre es posible distinguir ópticamente ambos tipos. En caso de que el número de pins de conexión sea de tres, no es posible determinar de forma exacta de qué tipo se trata. Para ello, deberán consultarse los datos específicos del fabricante y los datos incluidos en el catálogo de recambios.

 

Mientras no se haya aclarado inequívocamente el tipo de transmisor, no se debe utilizar un ohmímetro para la comprobación. ¡Si se tratara de un sensor Hall, podría destruirlo!

Si el sensor lleva un enchufe de 2 polos, se tratará seguramente de un sensor inductivo. Se determinará la resistencia interna, una posible conexión a masa y la señal. Para ello se retirará la conexión del enchufe y se comprobará la resistencia interna del sensor. Si el valor de la resistencia interna se sitúa entre 200 y 1.000 Ohm (dependiendo del valor nominal), significará que el sensor funciona bien. Si se sitúa en 0 Ohm, significará que hay un cortocircuito, y con M Ohm, una interrupción. La revisión de la conexión a masa se realiza con el ohmímetro, desde la conexión de un pin hasta la masa del vehículo. El valor de la resistencia debe tender a infinito. La comprobación con un osciloscopio debe dar como resultado una señal sinusoidal con potencia suficiente. Si se trata de un sensor Hall, solamente deberá revisarse la tensión de la señal (con la forma de una señal cuadrada) y el suministro de tensión. Deberá dar como resultado una señal cuadrada dependiendo del nº de revoluciones del motor.

 

Digámoslo de nuevo: El uso de un ohmímetro puede destruir el sensor Hall.

INSTRUCCIONES DE MONTAJE

Deberá respetarse la distancia correcta a la rueda del sensor y comprobar que esté bien asentado.