CÓMO RELLENAR REFRIGERANTE

Aquí encontrará útiles consejos relacionados con las cantidades de relleno de refrigerante y de fluidos refrigerantes para el automóvil.

La cantidad adecuada de refrigerante representa un requisito básico para que el motor funcione correctamente. En esta página le mostramos las funciones que desempeña el refrigerante, cuál es la proporción ideal en la mezcla y cómo determinar la cantidad de anticongelante que se encuentra en el refrigerante. Además, en esta página también podrá descargar una tabla con las cantidades de relleno de refrigerante para los modelos de automóvil más habituales.

Indicación de seguridad importante
La siguiente información técnica y los consejos prácticos aquí descritos han sido elaborados por HELLA con el fin de ayudar de forma profesional a los talleres de vehículos en su trabajo diario. La información facilitada en esta página web está pensada solamente para personal debidamente cualificado y con formación específica.

 

REFRIGERANTE, PROTECCIÓN ANTICONGELANTE Y ANTICORROSIÓN: FUNDAMENTOS

Refrigerante es el término genérico del líquido que se encuentra en el sistema de refrigeración. El refrigerante protege de heladas, de óxido y de un sobrecalentamiento y, además, lubrica. Su función es absorber el calor del motor y disiparlo a través del radiador.

 

El refrigerante es una mezcla de agua corriente y anticongelante (glicol/etanol), coloreada y provista de diversos aditivos (sustancias amargas, silicatos, antioxidantes y antiespumantes). Las sustancias amargas impiden la ingesta accidental del refrigerante. Los silicatos forman una capa protectora sobre la superficie metálica e impiden los depósitos de cal. Los antioxidantes impiden la corrosión de los componentes. Los antiespumantes evitan la formación de espuma en el refrigerante. El glicol mantiene la flexibilidad de las mangueras y las juntas, y eleva el punto de ebullición del refrigerante.

La proporción de la mezcla agua/anticongelante debe situarse entre 60:40 y 50:50. Esto significa que el vehículo está protegido de una congelación de entre -25°C y -40°C. La proporción mínima de la mezcla debe situarse en 70:30, y la máxima, en 40:60. Si se aumentara la parte de anticongelante .(p.ej. 30:70), no se conseguiría reducir el punto de congelación. Por el contrario, un anticongelante concentrado se congela a -13°C aproximadamente y no disipa suficiente calor del motor a temperaturas superiores a 0°C. El motor, por lo tanto, se sobrecalentaría. Debido a que el glicol tiene un punto de ebullición muy alto, puede elevarse el punto de ebullición del refrigerante hasta 135°C mediante la proporción adecuada en la mezcla. Por ello, en los países cálidos también es necesaria una cantidad suficiente de anticongelante. Siempre hay que respetar las recomendaciones del fabricante; una mezcla normal podría ser 40/60% o 50/50% empleando agua destilada (calidad de agua potable). 

 

El refrigerante y sus aditivos están sometidos a un cierto desgaste, es decir, una parte de los aditivos se consumirá con el paso de los años. Si se consumieran del todo, p. ej., los aditivos que protegen de la corrosión, aparecería un color marrón en el refrigerante. Por este motivo, algunos fabricantes de vehículos prescriben un tiempo determinado para la sustitución del refrigerante. 

 

No obstante, cada vez más vehículos nuevos se rellenan con los llamados refrigerantes de "larga duración" (p.ej. VW G12++/ G13). En circunstancias normales (si no hay impurezas) ya no es necesario cambiar el líquido refrigerante en algunos vehículos (VW), o por lo menos no debe cambiarse hasta los 15 años o los 250.000 km (modelos más nuevos de Mercedes). En términos generales, el refrigerante deberá cambiarse cuando tenga impurezas (aceite, corrosión) o en vehículos que no lleven refrigerantes de larga duración. En cuanto a las especificaciones, los intervalos de sustitución, la proporción de la mezcla y la miscibilidad del anticongelante, deberán tenerse en cuenta las indicaciones del fabricante del vehículo. 

 

El refrigerante no debe llegar a las aguas subterráneas y tampoco debe eliminarse a través del contenedor de aceites. Se deberá recoger y eliminar por separado.